Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.
No te alteres con motivo del que prospera en su camino,
Por el hombre que hace maldades.— Salmos 37:7

16 Del hombre son las disposiciones del corazón;
    Mas de Jehová es la respuesta de la lengua. 

Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los espíritus. 

Encomienda a Jehová tus obras,
Y tus pensamientos serán afirmados.

— Proverbios 16:1-3

12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 

13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. 

14 Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 

15 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; 

16 pero si alguno padece como cristiano, no se averg:uence, sino glorifique a Dios por ello. 

17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 

18 Y:
    Si el justo con dificultad se salva,
    ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?

19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.

— 1 Pedro 4:12-19